Blogia
DARKMENTOR

CUENTO BOLIVIANO

LA HOJARASCA DEL QUERER 

En mi mente solo tengo el recuerdo de ese trágico diciembre, los gritos de mama, el gemido de papa, el silencio tenue de José, el menor de la familia.

Que destino tan trágico, aquel accidente nos quito parte de nuestra esencia, esta familia ya no seria la misma, mis padres no mostraron afecto alguno nunca mas, José tardo en pronunciar sus primeras palabras tres años.

Y yo, él sujeto sutil me lleve la mejor parte, estoy postrado en cama desde entonces,

Postrado con un coma infernal, alcanzo a escuchar todo lo que me rodea, pero no puedo opinar  no ciento el cuerpo y tampoco el dolor.

Este cuerpo tiene sus nesecidades, pero no me las comunica, se volvió autónomo y ya no obedece. Ya he sufrido esta agonía muchos años, en ese tiempo comprendí lo que realmente significa amar y querer.

 

Mi familia esta compuesta por 6 miembros; papa, mama, Ostin, Willy, José y un servidor. Aprecio mucho a Ostin, él siempre demostró estar conmigo, charlábamos, me entendía y siempre tenía un consejo para mí.

Willy en cambio, era callado, muy reservado, al parecer nada le importaba excepto la música, no compartí mucho tiempo con él, en fin no esperaba nada de él. Y ya conocen a José.

Papá y mamá eran maestros en el instituto de POLSACK, Cansurth, aun hoy es un misterio que siendo personas tan ocupadas siempre sacaban tiempo para estar con nosotros.

Después del accidente, comprendí lo oculto del amor y del cariño.

 

Ya habían pasado 2 semanas desde el accidente, mi familia empezó hacer visitas con frecuencia, ellos ignoraban que  podía escuchar y comprender a la perfección sus comentarios pero la culpa no era suya de este error era responsable el medico de turno un tal Dr. Henry Concordar, les había dicho que estaba en estado vegetativo, y que no podía sentir ni ver, ni oír, ni nada  de nada, “que diagnostico mas acertado, seguramente repitió  lo que le enseñaron en su casa de estudios. Ahora es lo de menos.

Los primeros meses recibía 4 visitas diarias, luego 3 y ahora solo una.

Al inicio de esta travesía Ostin me visitaba a diario, tenia 15 años por entonces, no esperaba menos de él, tomaba asiento y comenzaba y empezaba a narrar una serie de historias de su vida, en las primeras visitas me agradaba, pero luego de un tiempo comencé a comprender lo que sucedía, cuando mi estado era normal, también solía contar su vida con singular interés y al momento de escuchar lo que tenia que decir el asentía con la cabeza y esperaba el momento de seguir hablando de si mismo. Para el nunca fui  un amigo solo me veía como una esponja, ya que descargaba en mi todas sus vivencias.

Willy también me visitaba a diario, pero algo en era inusual, solo tomaba asiento y comenzaba a mirar, me miraba fijamente, examinándome, casi trataba de comprenderme, después de un rato se echaba ha llorar desconsoladamente, eso la verdad destrozaba mi alma, nunca le había visto llorar ese espectáculo era raro y lamentable, no podía aguantar las ganas de decirle que no se preocupe mas por mi , que yo estoy bien y que no debe preocuparse, pero eso era imposible, mi prisión corpórea no lo permitiría nunca. Día a día comprendí que willy me quería mas de lo que había imaginado, creo que el sospechaba que yo también lo quería.

 

Papa y mama hacían su visita siempre juntos, creo que se daban fuerzas uno al otro, y si por algún motivo el o ella faltaban ellos sufrirían el doble.

Han pasado ya 5 años, Ostin ya tiene 19 años, Willy 17, José 7, de papá y mamá no supe la edad, nunca les pregunte, supongo que nunca lo sabré.

Ostin me visitaba una ves al mes, y seguía contando “sus historias” entre comillas.

Después de preparatoria él estudio derecho internacional, siempre le gusto o al menos eso me contaba, empezaba a relatar sobre sus conquistas, sus amigos, sus hazañas académicas, y luego partía hasta el próximo mes. Willy en cambio seguía observando como la primera vez, solo un detalle cambiaba ese retrato, ahora él tomaba nota de sus observaciones.

José me conoció en este estado, creo que no me veía como a un hermano, solo un conocido, un armatoste del cual debía sentir lastima, eso me molestaba.

Papa y mama venían siempre en domingo, y como siempre, juntos. En sus visitas encendían el televisor y comenzaban ha charlar sobre los meritos de Ostin y los logros de Willy, así me mantenía informado de la vida de Willy, ya que él nunca me contaba nada sobre él. Y con el televisor encendido pude estar al tanto de lo que ocurría en el mundo, talvez no importaba ya, pero al menos me daba algo en que pensar.

 

Han pasado ya 8 años, Ostin ya tiene 22 años, Willy 20 y José 10.

Ostin continuaba con su visita mensual, las historia que contaba ahora involucraban sus estudios y sus inquietudes sobre la política local, se había unido a un partido de derecha, un partido que pisaba fuerte en este país, y era parte de la elite local, supongo que la moral en política no importa y menos la honestidad, Ostin encajo perfectamente, ahora criticaba lo que antes defendía, y torturaba lo que antes amaba y eso también me incluye.

Willy, él seguia con sus visitas diarias, nunca supe como saco el tiempo para visitarme, con eso de sus estudios y otros trabajos que tenia, me visitaba de noche, abecés de día, o al atardecer a menudo de madrugada, le respetaba demasiado.

Aun no me cabe en la cabeza que se pusiera ha estudiar medicina, ya que era un superdotado para la música, en mi mente siempre lo vi como miembro de un gran grupo musical.

Él había demostrado aptitudes excepcionales para la medicina, era el primero de su clase y ya le habían propuesto varias becas, en las mejores universidades del globo,

Siempre las rechazo, supongo que no se adaptaría a un nuevo país. Saben, esto lo saben pocos, pero Willy nunca fue estudioso, en realidad era un desastre en la escuela, solo pasaba clases hasta el receso, luego buscaba la manera de huir de la prisión educativa y siempre lo lograba.

Era un rebelde y un tipo de izquierda, le gustaba el heavy-folk y parecía que no soportaba lo cotidiano y siempre daba contra a todo lo que se da por hecho, al parecer los tiempos cambian y los días mas oscuros pueden llegar a ser los mas claros.

A José casi no lo vi, ya no me visitaba como antes, él vivía la vida con normalidad y hace tiempo que yo había salido de ella.

Papá y mamá no me visitaban con la frecuencia anterior, imagino que no soportaban verme así, o que tal vez ya voltearon la pagina en la cual soy el protagonista

Da igual.

Ya han pasado 15 años y sigo postrado en esta prisión de sabanas, en mis sueños solo veo las manchas y las grietas en la pared, las recuerdo como quien recuerda su rostro o sus manos y ha decir verdad tampoco recuerdo mi voz, Ostin ya ha cumplido los 29 años, Willy 27, y José 17.

Ostin consiguió un trabajo en el extranjero, si no me equivoco como vocero del partido PCUS de Rusia, y sus visitas ya salieron de mi agenda, en honor a la verdad no lo extraño, “para problemas los míos, gracias”

Willy compartía esta tortura, con sus visitas siempre la pasaba bien, abecés sentía pena por él, pero por otro lado se había convertido en uno de los mejores médicos del continente, y tenia un sin fin de especialidades y postrados.

El orgullo me invadía en cada una de sus visitas, no comprendía porque en las ultimas semanas, se echaba  a llorar sin consuelo como antes, él ya era un adulto no debía hacerlo.

En los últimos años Willy se encargo de instruirme adecuadamente, ya había terminado la preparatoria gracias a él, mi formación estaba completa, para mi fue como un curso por correspondencia y el se encargo de leerme las cartas.

José vino los últimos 3 años, aprecie mucho eso, por desgracia él solo quería contar lo que le pasaba, a este confidente mudo y por lo que a él respecta vació.

Papá y mamá retomaron sus visitas dominicales, con una alegría inusual ya no encendían el televisor, ahora me miraban fijamente y sonreían, mamá derramaba algunas lágrimas de vez en cuando, parecían ver alguna esperanza en mí, no lo comprendí.

Pasaron 2 años más y algo que cambio mi existencia para siempre.

Ostin triunfo en la PCUS fue el segundo secretario de distrito, escalo peldaño a peldaño, hasta lograr ese cargo, no solo eso. Ostin había contraído matrimonio con una mujer menor a él, la respetable ambientalista Martha Swann, de Inglaterra, en fotos pude ver que hacían una bonita pareja, me alegro por él, José inicio sus estudios universitarios en al carrera de arquitectura, en una de sus visitas comento que le agradaba dibujar y que disfrutaba mucho diseñar algunas soluciones funcionales a problemas cotidianos, como la circulación o la iluminación etc. Espero que le baya bien.

He aquí la tragedia.

 

Willy me visito durante 17 años 11 meses y 7 días. Y ahora  perdí contacto con él. Ya pasaron 2 semanas desde su primer día de ausencia.

Fue un golpe muy duro para mi, tome la decisión final, ya no lucharía para vivir, lo único que mantenía el aliento vivo en mí, ya se había marchado. No le culpo, nadie debe girar su vida alrededor de un cascaron hueco y eso era precisamente lo que representaba este cuerpo sin alma. Él me regalo su tiempo todos estos años, me aguanto mas de lo humanamente posible, seguramente ya había formado una familia, espero lo mejor para él, se que será el mejor padre, amante, amigo en fin el mejor humano.

Aunque pienso esto, no lo siento, la verdad es que lo extraño era lo mejor que tenia, de alguna manera savia que me comprendía, él no tenia lastima de mí, él realmente me comprendía, pero lo más importante sabía que me amaba tanto como yo le amo  a él.

No hallaba la manera de gritar, que deseaba morir , que mi tiempo en este mundo , ya toco su fin, que vivir así no era vivir, la llama que mantenía encendido ya se extinguió y ahora solo queda el silencio eterno, soy un entupido se que no hallare la manera de decirlo, estoy condenado a vivir, ya no se de que manera odiarme, no solo mi vida es funesta, también hice funesta la vida de Ostin, de José, de papá y mamá y por sobre todo la vida de Willy, creo que el infierno espera por mi.

 

Que es lo que pasa, ya es de noche, todo esta oscuro, solo alcanzo a reconocer algunas siluetas en la penumbra, el reloj esta iluminado son las 3 de la madrugada, hasta un vegetal tiene derecho a dormir, empiezo a ver mejor son 7 hombres con bata, me rodean, ya veo así que esto es la muerte, un momento, no son Ángeles, en realidad uno si, alcanzo a ver a Willy, no comprendo, que no se había olvidado de mi.

Me trasladan de pieza, es raro nunca antes me habían cambiado de ambiente, empiezan a desnudarme, me conectan cables, toman el pulso, todo esta listo, proceden a aplicar un anesteciante, alcazo a oír que hará efecto en 30 minutos.

30 minutos 30 minutos que abrirán mi mente, un cirujano amigo de Willy comienza a hablar con papá acerca de Willy y de Ostin, y esa historia empieza así:

Después del accidente Willy quedo en shock durante 2 semanas, callo y lloro durante un mes, y cambio su vida para siempre, dejo su banda de rock, termino con sus novias, insulto he hizo que sus amigos se mostraran indiferentes hacia él. Emprendió con madurez sus estudios, aquel diciembre trágico cambio mas a Willy que a mi, lo convirtió en hombre. A los 12 años.

Desde ese incidente fue el mejor alumno de su clase, luego del colegio, después de la preparatoria, buscaba afanosamente una beca para la mejor universidad de la ciudad, mi familia no era nada pobre, en realidad éramos acomodados, pero estos contratiempos no los espera nadie.

Willy sabia que con los gastos que yo representaba, la universidad e Ostin y la colegiatura de José, seria imposible que papá y mamá lo llevaran con tranquilidad así que busco por todos los medios esa beca, también consiguió trabajos eventuales, como por ejemplo, mesero o limpia piscinas, si lo vieran jurarían que es él quien  nenecita los sirvientes y no así la necesidad de servir, en la universidad aprovechaba cada momento, devoraba libro tras libro, no tenia tiempo para amigos, las mujeres lo asediaban, él era bastante simpático y popular, pero a él no le importaba, muchas beses asumían que tenia una esposa o una novia, ya que en innumerables ocasiones escapaba de sus obligaciones sociales, para, supuestamente ver a su amante fiel, que falso y triste  a la vez, él usaba ese tiempo para visitarme. Las becas que tubo para las mas afamadas universidades las rechazaba por una sola razón, no concebía la idea de estar lejos de mi, eso me desgarro aun mas.

Era raro que siendo un estudiante ejemplar, nunca le viera estudiar o trabajar cuando me visitaba, tal vez, si lo hacia, ya recuerdo que cuando me visitaba tomaba nota de todo cuanto veía en mi, ¿él me estudiaba?, entonces caí en cuenta, él había dejado todos los sueños que tenia por mi, estudio medicina para buscar la manera de ayudarme.

 

En esta última parte veo lo peor de mí ser, pero allí va.

Unos años atrás, Willy ya había logrado algunos avances acerca de mi mal, lloraba desconsolado porque creía que el tiempo se le agotaba, ya que con los 17 años que lleve hospitalizado, mi vida en el exterior no seria plena si él demoraba aun mas, cuando al fin logro un avance significativo se los comunico ha papá, mamá, Ostin y José. Esa era la razón por la cual papá y mamá me visitaban últimamente, ahora veían en mi una luz de esperanza, un suspiro de vida, José tenia algo de esperanza, me imagino que sentía lo mismo que sentí, cuando me dijeron que tendría otro hermanito, en el caso de Ostin la reacción fue otra, él se mostró indiferente ante tal situación, debió tener muchas dudas acerca del profesionalismo de Willy.

En las  dos semanas que Willy se había ausentado, las había utilizado para viajar  a la capital de nuestra cuidad, para recabar los permisos correspondientes a la intervención quirúrgica que se me había de practicar, este permiso solo podía ser expedido por el ministerio de salud, la forma  2103.12/3 párrafo IV, que especifica intervenciones únicas y experimentales para pacientes desahuciados, claro que necesitaba de autorización de papá y mamá, pero eso ya se había cubierto, el permiso fue expedido con la mayor facilidad, una de las razones fue que, Willy era considerado el mejor cirujano del país, y otra, que se trataba de su hermano menor y la historia de los esfuerzos de Willy por mi, ya se la conocían todos excepto yo.

 Él llego después de dos semanas, a las 2 de la madrugada, él ya había preparado todo con la mayor anticipación ni un detalle estaba suelto, él se encargo de todo.

  Y aquí estamos ahora, esperando el momento clave, antes de continuar les debo hablar de Ostin. Él había dejado una carta entes de partir a su nuevo trabajo, hace 7 años, escuche que papá se lo cometo ha el enfermero, esta carta debía ser leída por papá en su próxima visita, pero Willy la tomo para que jamás llegara a mis oídos. Pero cuando eres espía en conversaciones  ajenas no siempre escuchas lo que deseas, así que aquí esta, “querido padre, solo espero que cumplas con mi deseo antes de mi viaje, para nadie es desconocido que posiblemente jamás pise nuevamente el país que me vio nacer, y creo que no aguantaría ver a mi hermano menor antes de partir,  así que te lo encomiendo.

Hola querido hermano soy Ostin y ya debo partir, he conseguido un trabajo en extranjero, espero desde lo mas profundo de mi ser que entiendas estas palabras, veras lo mas sincero de mi.

No quiero que mueras sin saber la verdad, ya que jamás descansaría en paz, tuve varias propuestas de mi partido político antes de emprender mi viaje, incluso pude ser candidato a alcalde o gobernador, pero quería alejarme lomas posible de ti, en los últimos años te convertiste en un peso que no puedo ni quiero aguantar, no puedo evitar pensar que, si te hubiera conocido mejor cuando estabas en buenas condiciones, te hubiera apreciado mas, pero no fue así, creo que solo viví para mi y no tome en cuenta a las personas que quería, espero que no me culpes, espero que te aguarde un lugar privilegiado en el cielo, he aquí la confesión del incidente mas tonto y lamentable de mi vida, un día antes de tú viaje con papá y mamá y el pequeño José, yo tome el coche de papá, para salir de paseo con mis amigos, al parecer en un arranque de celos de mi novia, se le ocurrió que dañando el coche me dañaría a mi, al parecer nada paso, y creí que no traería consecuencias, Willy me advirtió sobre los riesgos al tomar el coche sin permiso, no le hice caso, deje el coche como estaba y me acosté a dormir, tuve miedo de decir a papá lo que había ocurrido, por ello calle.

Perdón, solo quiero tu perdón, no soy una mala persona, se que no entenderás las tonterías que uno puede cometer cuando es adolescente y los errores a los que nos llevan los amigos y la falta de experiencia que en estos casos es elemental, me despido con estas palabras, “quien nunca se ha equivocado, nunca ha vivido”. Adiós y que el señor te lleve en su ceno.

 

La misiva no me molesto, pero la parte en que culpa de todo a la naturaleza del ser humano me pareció de mal gusto, y me hizo ver lo más sucio de él. ¡Quien nunca se ha equivocado, nunca ha vivido!, Willy es el eslabón que se le escapo a Ostin, él reflejaba lo mas bello del ser humano, y también todo lo que cualquier persona soñaría llegar a ser. Y entonces pensé.

Tal vez Ostin tenía razón, por mi culpa Willy nunca vivió, no pude evitar sentir asco de mí, los narcóticos ya hacían su efecto, vi a Willy por última vez.

Abrí los ojos un 20 de enero de 1986, y lo primero que vi fue a Ostin, atrás estaban papá, mamá y José, no pude ver a Willy, y en realidad  era a él a quien quería ver, estaba aturdido la cabeza me daba vueltas, ¿qué? Podía mover la cabeza, también las manos, pero con algo de dificultad, quise decir palabra, pero no pude, todo empezaba a aclararse, no quería perder ni un momento, no sabia que decir a Ostin o a José, pero pensé, he estado postrado 19 años, ya he perdido mucho tiempo, el tiempo que me queda lo voy a disfrutar, no quiero llevarme mal, ni con Ostin, ni con José. Yo quería a mi familia y eso si pude decirlo, aunque las lagrimas no se iban de mi rostro.

Mamá empezó a llorar y todos nos abrazamos como si fuera la ultima vez, en este caso la primera, pasaron unos días, hasta que recupere casi todos mis movimientos, empecé a preguntar por Willy pero no me daban respuestas claras, mi cuerpo no estaba acostumbrado ha estas sensaciones, así que se fatigaba con facilidad, como si hubiera cosechado cereal en uno de los campos mas áridos de Rusia, eso era nuevo pero bello a la vez.

Empecé a caminar como antes, me llevo 3 meses pero ya con la silla de ruedas me puse a recorrer el hospital con el propósito y la esperanza de encontrar a Willy, mas tarde una enfermera me aclaro que, después de la operación, lo que mas deseaba Willy era encontrarme, pero una operación importante en sud África se lo había impedido, la fecha de su retorno fue un misterio hasta para los encargados del hospital.

 

En uno de mis recorridos pude ver una oficina muy oscura y solitaria, me dio miedo ingresar en ese sitio, pasaron 4 días desde mi hallazgo, la curiosidad me carcomía, quizás se trataba de la oficina de Willy, no pude mas he ingrese en ese recoveco escondido, se trataba efectivamente de la oficina de Willy y el monitoreaba varias computadoras me acerque y él no tardo en sentir mi presencia nos miramos fijamente a los ojos, como el primer día de visita, no aguante mas y me eche a llorar, él se acerco y me abrazo, y nunca olvidare sus palabras,-ya todo ha pasado hermano, ahora vive la vida con mayor de las alegrías que aquí estaré para vigilarte y protegerte.

Lo abrace fuerte, tan fuerte como se abraza la vida en los últimos momentos de agonía.

Él se hecho a llorar y  me devolvió el abrazo. En mi mente solo tengo el recuerdo de ese bello momento.

     

Fin

  

EL JUGLAR

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres